Páginas vistas en total

lunes, 7 de marzo de 2016


RECORDANDO A MONSALVE
El viernes, día 4 de marzo de 2016,  pasadas las dos del mediodía, fallecía en la Residencia Virgen de los Remedios de La Roda nuestro amigo Antonio Monsalve Marchante por la cruel enfermedad degenerativa conocida como  ELA (esclerosis lateral amiotrófica) ; y en la tarde del día siguiente despedíamos  su cuerpo para siempre en el cementerio rodense, donde  quería ser enterrado, aunque su familia yace en el de Albacete.
   Somos muchísimas las personas que tuvimos una dilatada amistad con Antonio en una u otra época de su vida y guardamos en nuestra mente y corazón hermosos recuerdos junto a él.
   En nuestros juegos callejeros  de adolescencia en los que imperaban las carreras y los saltos, Antonio era el amigo más veloz. Era muy difícil llegar hasta él y “pillarlo”, como decíamos  en el argot de aquellos inocentes juegos, mientras que a nosotros nos alcanzaba bien pronto.


Año 1960.En la Semana de la Juventud.
En consecuencia,  en las competiciones de atletismo a las que asistíamos todos los años por la  “Semana de la Juventud” y que se celebraban en las pistas de ceniza de Albacete, competía siempre en las carreras de velocidad, en los cien y doscientos metros lisos. Y en los 4x100 siempre corría el último relevo porque era el mejor velocista.

   Aunque el atletismo era el deporte que más practicábamos, mientras a algunos de sus amigos nos dio por jugar también al fútbol, él se interesó apasionadamente  por un deporte más desconocido en la localidad: el baloncesto, al que dedicó más tiempo de estudio y promoción.


Año 1962. Campeones provinciales relevos 4x100
    Se  interesó  seriamente por aprender el idioma inglés, acudiendo a  las clases particulares de don Doroteo, adquiriendo una extensa cultura general;  destacándose ampliamente por su memoria prodigiosa.

 Muy entendido en tauromaquia, cine o fotografía, le gustaba mucho viajar y captar insólitas imágenes de la naturaleza; practicó mucho la acampada libre, compaginando perfectamente su tiempo y oficio de tintorero con sus aficiones.

   Favoreció en la localidad la implantación definitiva  y  el desarrollo progresivo del Baloncesto. Enseñando su reglamento, formando árbitros, anotadores y entrenadores; orientando la creación de equipos, colaborando activamente en la organización y  desenvolvimiento  de las competiciones locales y provinciales, tanto escolares como federadas. Creó la escuela de baloncesto y gracias a Antonio este deporte se arraigó definitivamente en nuestra localidad.
  En justa compensación, ¡sería loable que en La Roda algún torneo o instalación deportiva baloncestística llevara el nombre de Antonio Monsalve!

Año 1961. Excursión a Alarcón con la Academia Cervantes.

Año 1961. Cantando en Alarcón

   En los comienzos del Club Polideportivo, cuando éste se llamaba “Doncel”, además de la sección de baloncesto, “Monsalve” llevaba la secretaría del club y nos ayudaba en todo lo que podía a las demás secciones. Con su ayuda marcábamos con tierra blanca las rudimentarias pistas de atletismo sobre el campo de fútbol mediante  una “máquina casera” que él llamaba infernal; o nos ayudaba de juez, cronometrando las llegadas de las carreras, entre otras actividades.
Año 1973. Llegada infantil de los mil metros lisos
Año 1973.Llegada senior de 1500.

   Además del deporte, sus colaboraciones con la cultura abarcaron una amplia gama de actividades: desde participar activamente en algunas funciones teatrales que promovía Juan Martínez o Roque Navarro, hasta  repartir  en equipo  los regalos de navidad o de reyes magos por las casas de los niños.

   Cada uno de sus amigos y amigas tenemos muchos lazos diferentes que nos unieron a su vida y ahora  a su recuerdo, pues era un hombre muy  rico en matices y cualidades humanas: buena persona, comprensivo, fiel amigo, sincero, generoso, gran conversador, entusiasta y benévolo  con los proyectos de los demás…; y a lo largo de su despiadada enfermedad -algo endulzada por el exquisito trato y cuidados recibidos en la Residencia  Virgen de los Remedios- nos ha dado el máximo ejemplo de resignación cristiana, humildad, callado sufrimiento y gigantesca  entereza.

   Como otros muchos amigos suyos de diversas épocas, más antiguas o más modernas, guardo  miles gratos recuerdos junto a él, especialmente de nuestros años de  juventud. Y algunos de aquellos momentos quedaron grabados para siempre en oportunas fotografías que he buscado ansioso y ahora muestro para perpetuar mejor su recuerdo; aunque estas instantáneas no sean suficientes para conocer tantos momentos afables de su vida.
Año 1963. Veraneantes y vecinos de "El Carrasco" en la feria de Tarazona.
 
En las balsas de "La Molineta": Gabriel Ruiz, Antonio Cebrián, Antonio Monsalve, Ángel Sotoca niño, Benedicto, Adolfo, Andrés Sánchez e Isidoro.
  Y ahí lo vemos en competiciones de atletismo; en una excursión  de la Academia Cervantes a Alarcón; en la feria de Tarazona con la entrañable gente de “El Carrasco”; en la boda de Saturnino, hijo del alcalde pedáneo de “El Carrasco”; en un día de baño en las balsas de “La Molineta”; pescando en el pantano de Alarcón; en el “Castilla Park” durante una alegre “Nochevieja” junto a otro amigo de la pandilla: Antonio Vázquez, que fue el primero en desaparecer. 
Año 1966. Nochevieja en el Castilla Park.
 
Año 1967. En la boda de Saturnino, hijo del alcalde pedáneo de "El Carrasco".
Año 1974. Pescando en el pantano de Alarcón.
 
Año 1980. Primer cursillo de natación en la piscina del Hostal Blanco.


Lo vemos  en el chalet de  Pepe Aguado junto a Agustín Merlos; o en el primer cursillo de natación, año 1980. en la piscina del Hostal Blanco. ¡Seguramente esos niños y niñas de entonces no habrán olvidado aquel insólito verano y a su arriesgado monitor! Nosotros no lo olvidamos.

   Pero  nada podemos hacer ya por Monsalve, salvo rezarle los creyentes  y  revivirlo todos en la memoria mientras existamos. Y mejor aún sería, leyendo su legendario nombre en algún torneo o pabellón deportivo del pueblo. 
   Con el máximo respeto y cariño le dedico estos recuerdos.

             ADOLFO MARTÍNEZ GARCÍA

5 comentarios:

  1. No conocía tu blog y me he llevado una gratísima sorpresa, atraído por la entrada sobre el bueno de Monsalve. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Adolfo,una pregunta;en el año 1980 todavia estaba abierta la piscina de el Hostal Blanco???Es que no me cuadra en mi memoria.Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevaba algunos años cerrada, pero hablamos con el dueño (Sr.Pepico) y nos la llenó gustoso; pero antes los niños y niñas mayores junto a nosotros los monitores raspamos sus costras secas con espátulas y formones durante unos días, etc. ¡Hoy lo recordamos como "una heroicidad"

      Eliminar
  3. Buen día Adolfo, soy Lola Herrero una prima de Antonio, solo decirte que me he emocionado al leer este artículo y ver cuanta gente quería a mi primo; para nuestra familia ha sido siempre "el primo bueno", con esa sonrisa y esa bondad que se puede ver en estas fotos y que no perdió nunca a pesar de tener la enfermedad tan horrible que tenía. Me parece una idea estupenda lo de ponerle su nombre a algún pabellón. Gracias a todos sus amigos y familia de La Roda por estar a su lado todos estos años.

    ResponderEliminar